¿Sabes qué no les gusta a tus clientes?

Comparte
Votos

¿Conoces lo que no le gusta a tus clientes?

Cuando segmentamos a nuestro mercado potencial y hacemos un perfil de nuestro público objetivo (target objetivo) solemos quedarnos con los aspectos socio-económicos: qué edad tiene, de qué clase social es, cuánto consume,… así como qué le gusta y qué le interesa.



Es tan importante saber qué le gusta como saber qué no le gusta a nuestro público potencial.

Cuando realizamos estudios de mercado y estudios de segmentación solemos centrarnos en aquellas cosas que les gusta a nuestros clientes y a nuestro público potencial. Pero, en general, solemos olvidarnos de plantearnos:

  • ¿Qué no le gusta a mi público potencial? 
  • ¿Por qué no le gusta?
  • ¿Cuál es su escala de valores?
  • ¿Qué creencias culturales tiene?
  • ¿Nuestros productos y servicios tienen características que no les gustan a nuestro público potencial?
  • ¿Cómo podemos convertir un aspecto negativo en algo positivo que sea de su agrado? 


Estos datos personales nos darán un perfil útil y nos ayudarán a encontrar el insight para captar y enamorar a nuestro público potencial y convertirlo en cliente satisfecho y fiel.



Las tradiciones y la cultura de nuestro target puede suponer un freno para vender nuestros productos y servicios.



Para atraer a nuestro público potencial y hacer un buen perfil de nuestros consumidores es necesario estudiar en profundidad las tradiciones, barreras culturales, hábitos, creencias, etc. de nuestro público objetivo.


Un buen ejemplo es el de esta cadena de hamburgueserías japonesa. Que pese a trabajar con un mercado local olvidó estudiar y tener en cuenta los aspectos culturales que hacen que algunos clientes no consumieran ciertos productos.
Concretamente, las clientas de la hamburguesería no consumían determinadas hamburguesas porque en japón está mal visto tener la boca grande o abrir mucho la boca.

Para solventar este problema de ventas, la marca de hamburguesas japonesa tuvo que realizar una polémica campaña pensada específicamente para que sus clientas pudieran consumir esos productos sin necesidad de preocuparse por el tamaño de su boca.





Otra opción mucho menos polémica podría haber sido, por ejemplo, realizar un surtido de mini hamburguesas que les permitiera a las clientas comer en cantidad sin necesidad de ir en contra de sus costumbres culturales que dictaminan qué es de buen gusto y que es de mal gusto.

Polémicas a parte, lo cierto es que las costumbres, las tradiciones, etc. muchas veces están muy arraigados entre la población, incluso de manera subconsciente. Tanto así que, sin quererlo,  se pueden convertir en un limitante para el consumo y la venta de determinados productos y/o servicios.

Este tipo de tapujos culturales, no solo los encontramos cuando trabajamos con países concretos de cultura no occidental, sino que dentro de nuestro propio país o de una misma población, hay diversas sub-culturas que afectan a todo tipo de grupos sociales, tribus urbanas, comunidades concretas, credos, etc. haciendo que lo que es bien aceptado para algunos grupos sea de mala educación o poco adecuado para otros.

Por eso, cuando realizamos un plan de negocios, un plan de marketing y un plan de comunicación y segmentamos a nuestros público potencial y a nuestro target objetivo, debemos dedicarle un tiempo a estudiar y analizar todos aquellos aspectos que no les gustan a nuestros clientes, así como el porqué no les gusta. Y, sobretodo a aquellos tapujos culturales que rigen en su segmento de mercado.

De este modo, será más fácil crear productos y servicios específicos que satisfagan sus necesidades, comunicarnos de la manera adecuada y desarrollar estrategias de venta acertadas.

¿Y tu? ¿Sabes que no les gusta a tus clientes potenciales?

Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo