17 errores garrafales en la gestión de las redes sociales

Comparte
Votos
errores más comunes en las redes sociales
 
Hace ya algún tiempo escribimos un artículo sobre los errores más típicos que comenten las empresas en Facebook. Pero lo cierto es que, a día de hoy, muchas empresas (Pymes, Start Ups, etc) siguen cometiendo errores garrafales en su gestión de las redes sociales.
 

LAS REDES SOCIALES AYUDAN A CREAR LA IMAGEN DE TU EMPRESA. Y ESTA IMAGEN SERÁ BUENA O MALA EN FUNCIÓN DE LA GESTIÓN QUE HAGAS DE LAS REDES SOCIALES DE TU EMPRESA.

 
Se han dicho muchas mentiras sobre las rede sociales, pero lo cierto es que, hoy en día, las redes sociales son una de las mejores plataformas al mundo entero. Para que te hagas a la idea, tener una página de empresa en determinadas redes sociales es como tener un local en la calle más transitada de una gran ciudad: obtienes muchísima visibilidad. Y dependiendo de cómo trabajes tu escaparate conseguirás que la gente que pase entre, se lleve una excelente impresión, compre, vuelva y lo recomiende. O que por el contrario salga corriendo en dirección opuesta con una imagen mental de que tu empresa es un desastre. No olvides que solo hay una oportunidad de causar una buena impresión. Y en este caso, esa primera impresión dependerá de la gestión que estés haciendo con tus redes sociales.
 

Por eso, hemos querido recopilar aquellos errores de gestión en las redes sociales más habituales entre las empresas para que puedas evitarlos y consigas que las redes sociales de tu empresa sean grandes aliadas de marketing, comunicación y ventas.

 

17 ERRORES MÁS COMUNES EN LA GESTIÓN DE REDES SOCIALES

 

  1. No tener un plan de Social Media Marketing: este es el primer gran error y quizás el más común de todos los errores. Y es que para muchas empresas el plan de Social Media Marketing les suena totalmente a Chino. Sin embargo, es el punto de partida para garantizarte el éxito en las redes sociales, para conseguir los objetivos de marketing y comunicación  de tu empresa y para asegurarte que rentabilizas la inversión que hagas en redes sociales. De lo contrario es muy probable que las redes sociales se conviertan en un gasto inútil en vez de en una inversión necesaria.
  2. No estar en las redes sociales: Parece mentira que en 2017 todavía haya empresas que no están presentes en ninguna red social ¡Y eso que hay centenares de redes sociales! Pero así es. Todavía son muchas las empresas que ven a las redes sociales como una pérdida de tiempo en la que no merece la pena estar. Pese a que los datos muestran que los usuarios, cada vez más, pasan más y más tiempo en las redes sociales, ya sea a través del ordenador o a través del teléfono móvil.
  3. Estar en todas las redes sociales: Este es el efecto contrario. Y es que hay empresas que piensan que deben estar en todas las redes sociales. Sin tener en cuenta que quizás su público potencial no está en todas las redes sociales. Por eso, antes de abrir un perfil de tu empresa en todas las redes sociales que te encuentras, es crucial que tengas bien definidos tus objetivos y que conozcas al dedillo a tu público potencial y a tus buyer personas. La clave pasará por un buen plan de Marketing o en su defecto un buen plan de Social Media Marketing.
  4. No personalizar el perfil en cada red social en la que estamos: La imagen es fundamental. Y lo que no te entra por la vista, difícilmente lo terminarás comprando. Por eso es crucial tener una imagen corporativa muy cuidada en las redes sociales, con perfiles corporativos profesionales que transmitan lo mejor de tu empresa. Las redes sociales son una excelente plataforma para trabajar el branding de tu empresa.
  5. No tener un calendario de publicación de contenido: Si no tienes plan de Social Media es muy probable que no te hayas planteado tener un calendario de Social Media. Sin embargo es fundamental para generar contenido relevante para tus clientes potenciales y para asegurarte que lo publicas en el momento preciso. Además, así evitarás quedarte sin temas de los que hablar, debatir, comentar, etc.
  6. Publicar solo contenido de la empresa: Este es otro de los errores típicos. Yo yo y yo. Ese suele ser el discurso de muchas empresas que termina espantando a los clientes potenciales. Y, si bien es cierto que cuando un usuario te sigue en una red social es porque está interesado en tu empresa, no implica necesariamente que solo quiera saber cosas de tu empresa. De hecho, es muy probable que quiera saber cosas también relacionadas con tu entorno, tu industria, etc. Por eso, evita ser monotemático.
  7. Publicar contenido irrelevante para los clientes potenciales y actuales: Este es otro de los errores más comunes. Y es que hay empresas que comparten contenido por compartir, sin haber pensado previamente si le puede interesar al público potencial de la empresa. Por eso, si quieres que tu contenido no pase desapercibido, asegúrate que es relevante para quién lo recibe.
  8. Compartir el mismo contenido en todas las redes sociales: Cuando se está presente en las redes sociales es muy probable ver el mismo contenido en todas las redes sociales de la empresa. Sin embargo cada red social es un mundo donde las reglas del juego no son las mismas. Por eso, no siempre todo el contenido es apto para todas las redes sociales. 
  9. No personalizar los mensajes que compartes en las redes sociales: Como decíamos, no es lo más recomendable compartir el mismo contenido, como por ejemplo una misma imagen, porque quizás no es adecuada para todas las redes sociales. Sin embargo es un error menor. El verdadero error radica en escribir el mismo texto para compartir el contenido en todas las redes sociales. De hecho es habitual ver mensajes con centenares de hashtags en Facebook porque han compartido el mismo contenido y texto que en Twitter o Instagram pese a que en Facebook no se estila el uso de Hashtags como si no hubiera un mañana, mientras que en las otras redes sociales si. Ten en cuenta que cada red social tiene su propio lenguaje y debes adaptar los mensajes de tu empresa a cada red social.
  10. Compartir el contenido a la misma hora en todas las redes sociales: Este es otro error típico que se hace por pereza o desconocimiento. Pero el hecho es que cada red social tiene sus propios horarios. Por lo que es muy probable que los usuarios de Facebook se conecten a una hora, los de Instagram a otra y los de Twitter a otra. Por eso debes dedicar el tiempo necesario para estudiar los horarios de cada red social y así asegurarte de que compartes el contenido a la hora indicada para asegurarte que tiene el máximo alcance posible.
  11. Etiquetar mal a otras empresas y usuarios: Este error suele pasar por exceso o por defecto. Es decir, por un lado tienes a las empresas que etiquetan a Diós y a su madre aunque no tengan absolutamente nada que ver con aquello que se ha publicado. Pese a que es un error, estas empresas usan esta nefasta técnica como modo de llamar la atención y aumentar el alcance. Y por otro lado nos encontramos con las empresas que comparten contenido de otras marcas, empresas y personas y no las etiquetan. Lo ideal es no abusar del etiquetado y hacerlo solo cuando se comparte contenido donde se menciona a la persona o empresa que se ha etiquetado.
  12. No contestar los mensajes y comentarios de los usuarios en las redes sociales: Una de las mayores virtudes de las redes sociales es que permiten la interacción inmediata. Sin embargo es muy habitual que los usuarios contacten con una empresa a través e las redes sociales y su mensaje quede en el olvido más absoluto. Esto genera una muy mala imagen de tu empresa y de tu servicio de atención al cliente. Por eso, si estás en alguna red social debes contestar a los mensajes que generan tus usuarios, fans, seguidores, etc a través de ella.
  13. Tardar más de 1 hora en contestar a los usuarios: Este es otro error común. Y es que las empresas no siempre se manejan a la velocidad de las redes sociales. Sin embargo, en las redes sociales prima la inmediatez. Por lo que, lo óptimo es que no tardes más de una hora en contestar los mensajes de tus usuarios.
  14. Subestimar la importancia de la publicidad en las redes sociales: Muchos empresarios son totalmente reticentes a anunciarse en las redes sociales. Sin embargo, una buena campaña de publicidad hecha por una buena agencia de marketing, publicidad y comunicación puede catapultar tus ventas y el conocimiento de tu marca. Además suelen ser campañas muy rentables siempre y cuando estén bien realizadas por profesionales.
  15. Dejar la gestión de las redes sociales en manos de cualquiera: Este quizás es el error más letal de todos. Y es que aun son muchas las empresas que dejan que cualquiera les gestione las redes sociales: un amigo, el hijo de un vecino, la secretaria, el informático, etc. Nosotros siempre preguntamos: “si te tienes que operar ¿te sirve que te opere cualquiera que tenga nociones de medicina o prefieres que te opere un médico profesional?” Seguramente prefieras al médico profesional, ya que es una garantía de que sabe lo que hace y de que lo va a hacer bien, que vas a obtener los resultados que esperabas o aun mejores, etc. Pues exactamente pasa igual con la gestión de las redes sociales: si quieres garantía de resultados es necesario que te pongas en manos de profesionales”
  16. No mirar las estadísticas de cada red social: Otra de las grandes ventajas que ofrecen tanto las redes sociales como el marketing digital en si, es que es medible. Eso implica que es fácil medir y controlar los resultados. Por eso es fundamental que puedas analizar como está funcionando tu estrategia en redes sociales: qué publicaciones funcionan más, cuáles menos, a qué tipo de personas alcanzas, que opiniones generas, etc. Cuantos más datos conozcas más fácil será optimizar tus acciones en el futuro y por lo tanto conseguir tus objetivos.
  17. No medir el retorno de la inversión de cada red social: El ROI (retorno de la inversión) es la clave de cualquier inversión. Y de hecho, si quieres asegurarte que las redes sociales son una inversión y no un gasto inútil es necesario que puedas calcular su retorno y que, obviamente puedas valorar si es favorable o no y si, por lo tanto merece la pena que sigas invirtiendo en ellas o si por el contrario es mejor que dediques tus esfuerzos y tu dinero a otras acciones de marketing y comunicación más rentables. Eso si, ten en cuenta que hay muchos motivos por los que tus redes sociales pueden no ser rentables, por lo que sería ideal que hicieras un estudio previo para detectar qué estás haciendo mal y corregirlo. En este enlace te facilitamos una calculadora de ROI de Social Media para que puedas evaluar si tu inversión en redes sociales está siendo tan rentable como debería.
 
¿Tu empresa comente alguno de estos errores? ¿Necesitas ayuda profesional? Si es así, no dudes en escribirnos.
:)
Comparte

Artículos relacionados

Comenta este artículo